Domingo, 08 Septiembre 2019 09:52

La Serena; Tochi: El Mejor Sabor y Calidad en un Solo Producto Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Proyecto financiado por el Fondo de Fomento de Medios de Comunicación Social 2019, de la Seremia General de Gobierno y el Consejo Regional"

 

 

 

 

Quizás en más de alguna oportunidad ha consumido o ha escuchado de papayas Tochi, conocidas en La Serena y sus alrededores por su calidad y ese fuerte aroma natural de la papaya, que según su dueña Rosa Albanes Roco, lleva 30 años cautivando el paladar de quienes gustan de este fruto.

A sus 57 años la Tochita está feliz con su emprendimiento, lo cual dice, le ha permitido dar estabilidad a su familia y acompañar a sus hijos en la casa cuando eran pequeños.

¿Por qué emprendiste en el rubro de las papayas?

Siempre he estado acostumbrada a trabajar, de chica, entonces hace más de 30 años me fui por 5 años a vivir a Calama donde vendí ropa americana, cuando volví a La Serena estaba embarazada y tenía que trabajar. Empecé trabajando el higo y haciendo manjar y después vino la papaya, empecé con un fogón chiquitito y una sola pieza para trabajar.

Tenía un amigo que cuando llegué a vivir a Las Compañías me enseñó a pelar papayas como corresponde y empecé a practicar hasta que llegué donde los papayeros antiguos de La Serena quienes me enseñaron más.

¿Cómo comenzaste a comercializar tus productos?

Empecé vendiendo en La Recova, a los papayeros antiguos que varios ya han muerto, a ellos les entregaba de a poquito, y a medida que conocían el producto comenzaron a pedir más. Ahora también salimos los dos con mi marido a ofrecer nuestro producto por todo Chile, hemos llegado hasta Arica vendiendo en ferias.

¿Has recibido algún apoyo del sector público o privado en este camino?

Jamás he postulado a ningún fondo ni proyecto, todo lo que tengo ha sido pesito a pesito juntando y así fui surgiendo.

Nunca he buscado apoyo en el sector público o privado porque realmente no soy buena para los papeles y hacer trámites. Y con respecto a cursos he participado en muy pocos. Donde sí postulo para participar es en las ferias a las que convoca Serena Activa, quienes hacen una selección y te avisan si quedaste seleccionada para ofrecer tus productos.

En todo caso yo creo que si hay apoyo porque muchas otras fábricas lo han tenido. Yo soy de las que si no me invitan no voy a ir a buscar, pero si me llaman para participar voy encantada de la vida.

¿Y apoyo familiar?

Mis hijos crecieron trabajando la papaya.  Me ayudaban ellos o mis sobrinos que llegaban y me preguntaban si ayudaban, entonces les pagaba por tarro, ellos estudiaban así es que les servía tener su plata. Casi todos mis sobrinos pasaron por acá por la fábrica y mis 3 hijos también.

Ahora ya estoy sola con mi marido, los hijos ya tienen su vida y ya estamos los dos solos trabajando y un par de personas más.

¿El negocio se ha logrado mantener tal cual lo creaste y soñaste?

Hemos crecido bastante, comenzamos en una pieza de 6 x 3 metros y con un fogón, ahora hay 10 fogones y se ha ido creciendo en espacio. Las presentaciones también cambian y hemos agregado nuevos productos, ahora trabajamos además la zanahoria, la alcayota, manjar y descarozados.

Hemos tenido que ir haciendo estas nuevas cosas e inventando porque hay poca papaya. Antes trabajábamos con mil a mil quinientos kilos a la semana, ahora me entregan 4 bandejas que es muy poco, son apenas 450 kilos. Es por temporada pero este año ha sido especialmente malo, han cortado muchos papayos, para el Valle de Elqui casi no quedan.

 

¿La escasez de papaya ha sido uno de los principales inconvenientes en tu negocio?

Si, lo más malo que hemos pasado es cuando no hay papaya por eso he inventado cosas, con alcayota, zanahoria, betarraga con todo eso hago productos, pero el hecho de no tener papayas te anda trayendo mal porque tengo pedidos y la gente te pide y te pide y no tienes como cumplir.

Te ha ido bien, siempre mucha demanda, ¿Estás contenta con tu negocio?

Me siento orgullosa de lo que tengo, ha costado pero he salido adelante. Mi opción de trabajar desde la casa fue por no dejar a los niños solos, quería estar en la casa para verlos y ellos hoy me lo agradecen.  Yo me crie sola, mis papás no estaban al lado mío entonces yo no quería eso, si iba a ser mamá quería estar con ellos, que cuando llegaran a la casa yo les pudiese preguntar cómo les fue en el colegio y hacer las tareas.

Siento que todo ha valido la pena y lo que tenemos es gracias a las papayas.

¿Y cuales considerarías que han sido esas claves para tener éxito?

Mantener la calidad del producto, yo creo que en eso va todo. Por ejemplo, no porque hay pocas papayas yo le voy a echar tres al frasco, el frasco es siempre con 6 y si son chicas van más. Creo que esa ha sido la clave porque la gente lo busca mucho, acá llega gente de afuera, personas conocidas de La Serena y me dicen que han probado otras marcas pero que la mía es la mejor.

 Mi producto es bueno, eso lo tengo claro, por eso me buscan. Estoy preocupada encima mirando si están bien o no los procesos de producción.

 ¿Y tus características personales para que esto creciera tanto?

Ganas de trabajar, me gusta hacer lo que hago, no es llegar y sentarse a estirar una papaya, no cualquiera lo hace porque hay que tener paciencia. Me preguntan si me aburro porque es llenar y llenar harneros y les digo que no porque me gusta hacerlo.  También ha sido bonito salir a las ferias del país, llegar a una ciudad nueva y que la gente pruebe el producto, le gusta y vuelven para abastecerse para todo el año.

 

¿Qué consejos entregarías a quienes deseen partir un emprendimiento?

Yo lo que digo: querer es poder.  Si uno quiere hacer algo y estás con buenas vibras se puede, al menos a mí me resulto, y ahora mi hija también es emprendedora y es bonito que una mujer trabaje y en la casa, si hay tantas cosas que se pueden hacer. La mujer que quiere salir adelante puede hacerlo, yo hice cuantas cosas antes, vendí hasta manzana confitada, y si al final me quedé con esto es porque se invirtió en ello.

También hay que ser ordenada con las platas, no todo lo que uno vende es ganancia, hay que sacar el costo y los gastos.

En la parte trasera de la casa de Rosa se encuentra su fábrica, hoy ya son 3 espacios amplios para realizar todos los procesos de sus productos, todo correctamente ordenado, limpio y con los estándares sanitarios necesarios. Sin embargo, nos comenta que aún tiene un sueño pendiente que es instalar una sala de ventas en la misma casa para atender mejor a su amplia clientela que en las fiestas patrias que se avecinan suelen buscar sus productos con más demanda de la habitual.

Todo el éxito para Tochita para que logre cumplir su sueño y siga deleitándonos con sus exquisitos productos.

Visto 804 veces Modificado por última vez en Lunes, 09 Septiembre 2019 23:49